Un 20 aniversario inolvidable para El Café Iguana

De toda la información que hemos escuchado al respecto de lo sucedido en el Café Iguana, nos atrevemos a ralizar una reconstrucción de los hechos para tratar de ilar como fueron sucediendo las cosas, hasta su fatal desenlace.

.

RECONSTRUCIÓN DE LOS HECHOS

(4 secciones)

.

COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS

Parecía un sábado normal, El Café Iguana cursaba aun cursaba el mes de mayo celebrando su 20 aniversario, y lucía una cantidad considerable de gente. En tanto que el Salón Morelos, otro Bar que es extensión del mismo tenía una tocad de Raggae y también se visualizaba una buena concurrencia.

Un trabajador del Café Iguana, estaba en el área de El Salón Morelos al pendiente del evento realizado allí, mientras que en el espacio del main stage la música saico electrónica estaba en su apogeo. Para este momento eran ya casi las 00:30 am de la madrugada del ya domingo 22 de mayo. Las calles que cruzan el Café Iguana, Diego de Montemayor y Morelos, lucían un tránsito de peatones que daba gusto, “Como en los viejos tiempos” dirían algunos.

Pablo “Pablote”, el Jefe de Seguridad del Café Iguana, platicaba con un músico local en la entrada al Café que da al Escenario del Patio, por la calle Diego de Montemayor.

.

TODO MUNDO AL SUELO

El trabajador, para este momento estaba en la entrada del Salón Morelos, ese día no hubo tocada en el main stage, cuando de repente se escucha una ráfaga de balas muy cerca “como si los disparos hubieran sido en el mismo Salón Morelos”, comenta el trabajador. Las Balas no cesaban eran fracción de segundos eternos y para el momento que reacciona y grita “Todo mundo al suelooooo… Todo mundo al suelooooo…” y sin poner peros la audiencia del lugar se tiró al piso, incluyendo a los músicos.

El trabajador le marca al Jefe de Seguridad del Café Iguana (Pablo) y éste no le responde, la desesperación se palpa en el ambiente y ninguno de los presentes tirados en el piso volteaba a ver, ni decía nada a nadie… El trabajador en esta ocasión, le marca a una chica de seguridad y esta le responde susurrando que está a unos metros detrás de él, tirada en el piso muy asustada.

.

MATARON A PABLO

El trabajador levanta un poco la cabeza para ver de dónde venían las balas y para cuando se da cuenta ya está parado en la puerta de entrada del Salón Morelos, sobre la calle Morelos y ve que un montón de gente venía corriendo sobre la calle Morelos. El Trabajador a lo lejos ve que venía corriendo el músico local y sale un poco para preguntarle qué pasaba. El músico local choca con el trabajador, pero sin detenerse le dice histéricamente “Mataron a Pablo guey, mataron a Pablo… Lo mataron…”, y continua corriendo calle abajo, hacia el rumbo del Bar Ibex.

El trabajador, se arma de valor y camina hacia la calle Diego de Montemayor (unos 50 metros), y ve varios cuerpos tirados en la calle. Sin pensarlo se acerca y comprueba que uno de ellos es Pablo, el jefe de seguridad, y a su lado había dos personas más también muertas… Y se da cuenta de que más adelante hay un cuerpo más, el de Gerardo “El Enano”, el portero del Café.

El trabajador no puede creer lo que ve, Pablo está tirado en el suelo con varias balas en su cuerpo y en la cabeza. Las sirenas de las ambulancias se dejan escuchar, el trabajador voltea a la pared y ve que los agujeros que dejaron las balas eran demasiado grandes, demostrando que eran armas de grueso calibre…

Algunas de las personas del público llaman a la ambulancia, reportando el caso. Comentando algunos otros que habían visto dos y otros que cuatro patrullas estaban a una cuadra, estacionadas en el Seven Eleven que está en la esquina de Morelos y Dr. Coss, frente a la Macroplaza.

.

LAS DOS CAMIONETAS NEGRAS

Mientras algunos curiosos toma fotos y otros video el trabajador trata de revivir a Pablo moviéndolo, mientras que personas a su lado le decían que ya estaba muerto; pero Iel trabajador trataba de levantarlo al tiempo que veía la sangre derramada por todos los caídos. De pronto se escuchan gritos que dicen “Ahí vienen de nuevo las camionetas, corran, corran…”. Refiriéndose según dicen algunos testigos a dos camionetas de reciente modelo, de color negro. Quizás una o dos personas jalan al trabajador para meterlo al Café Iguana pero éste se niega y les dice que lo ayuden a meter el cuerpo de Pablo. Algunas voces le dijeron que ya lo dejara ahí, que ya estaba muerto. Todo sucedía en fracción de segundos y dos o tres personas metieron a la fuerza a l trabajador dentro del Café Iguana, y una vez que reaccionó les pidió que cerraran la puerta y la cortina de seguridad, y caminaron más hacía adentro apagando todas las luces del lugar.

Adentro había dos personas identificadas como heridas hasta el momento, por dos balas que habían entrado por la ventana, una de ellas sangraba del hombro, y ante la sugerencia de algunos cercanos de que fuera con las ambulancias no quiso ir por miedo a los hechos.

Las dos camionetas negras verdaderamente habían regresado, para este momento los cuatro cuerpos ya habían sido cubiertos por unas sabanas celestes creyendo muertos a los cuatro, pero Gerardo se destapó con un brazo, lo que hizo que los curiosos gritaran que estaba vivo… Sin importarles los paramédicos arrastraron el cuerpo de Pablo para subirlo a una de las camionetas, también se llevaron los cuerpos de los dos jóvenes de entre unos 25 y 30 años que yacían en el piso junto a Pablo. A Gerardo “El Enano” no se lo llevaron porque quizás al ser herido por la espalda, no lo vieron, quizás porque se arrastró un poco y un carro estacionado en el lugar no dejó que lo vieran.

La ambulancia se llevó a Gerardo “El Enano” al hospital para atenderlo, pero en el camino falleció.

Habiendo confirmado que las camionetas se habían alejado del lugar el personal del Café Iguana dejó que sus clientes se retiraran y ellos hicieron lo mismo, dejando todo tal como estaba.

Pablo estaba por cumplir 16 años trabajando en el Café Iguana y Gerardo ya tenía 12 años también. Ambos eran padres de dos hijos (niño y niña) y una hija respectivamente. El cuerpo de Pablo y las otras dos personas siguen sin aparecer hasta el día de hoy (25 de mayo).

Trasendió que el Café Iguana cerrará 15 días guardando el luto de sus compañeros caídos.

.

Q.E.P.D. Pablo “Pablote” y Gerardo ·”El Enano”.

.

Por Tonny Alemán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s