La Templanza en el Rock Regio

Si analizamos la raíz de los problemas que personalmente tenemos hoy en día, nos daremos cuenta de que surgieron desde el primer momento en que dijimos “sí” cuando debimos haber dicho “no”, aunque posteriormente nos sientamos arrepentidos, o en todo caso, la “víctima de las circunstancias”.

En la guerra, el amor, las historietas y la música ¿todo se vale? ¿Será cierta esta frase? ¿”todo se vale”? ¿Como amigo verdadero en una tocada le prestarías tu instrumento o parte de tu equipo a alguien que “olvido traerlo”? ¿o le dirías que no, para marcarlo y que no le vuelva a ocurrir eso? ¿Qué tan profesional te sientes cuando olvidas llevar algo a una presentación? ¿Piensas que vas a tener siempre alguien a tu lado que resuelva tus problemas? Al menos no, si no le pagas por darte ese servicio.

¿Que tan profesional te sientes como músico, si nunca tienes un Plan B? Si no tienes la capacidad de resolver tus propios inconvenientes, o de prevenirte ante ellos, ¿cómo quieres evolucionar como músico?, y que te consideren para eventos de mejor nivel, ni hablar… y de cobrar mejor ni hablamos.

¿Dónde está tu madures musical? ¿Dónde está tu instrumento de reserva en las presentaciones? ¿Dónde está tu capacidad de liderazgo como integrante de una banda que está segura de que destacará de entre las demás?

He visto desintegrarse grupos por el hecho de que se exigen mucho entre sí mismos, y entre los integrantes muchas de las veces el que más exige es el más ciego. Conocer la historia de cómo llegaron al éxito The Doors, The Beatles, Queen, Rollingstones, Black Sabath y una gran cantidad de artistas como ellos, no siempre es de beneficio cuando más que un artista creativo te conviertes en un fanático de culto, que los imita, más que vivir su particular y propia historia musical.

La templanza en el presente como en nuestros actos nos colocará en un punto donde la conciencia de los hechos y atrevimientos que estamos teniendo serán el logro que nos deleitará y nos convertirá en personas más profesionales.

Siento que la templanza no es una manera de resistir alguna tentación, desvío o antojo sobre la marcha, más bien es mantener los ojos en la evolución hacia el profesionalismo, ya que a menudo siempre surgen infinidad de situaciones que nos alejan o nos confunden en nuestra visión hacia el objetivo que como banda tenemos en común.

.

Por Tonny Alemán

Aquí un claro e importante ejemplo de la templanza:

La templanza significa sobriedad. Es la virtud por la cual empezamos a darnos cuenta de cuáles son nuestras necesidades reales y que van, por tanto, alineadas a nuestro bienestar y desarrollo, y cuáles son imaginarias y producto de los deseos inagotables que nacen de las carencias que produce el ego y son por tanto perjudiciales. Desde la sobriedad se manejan de manera adecuada los recursos, evitando tanto los excesos como las carencias.

Fuente: http://www.proyectopv.org/1-verdad/templanza1.htm


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s