Aunténtico Carnaval

Una vez más estuvieron por nuestra ciudad Los Auténticos Decadentes, y una vez más la respuesta de los regios fue de locura.

La banda argentina se presentó la noche del domingo en el Escénica (que dicho sea de paso se esta poniendo las pilas en cuanto a eventos de rock se refiere), y como siempre el recibimiento de la gente de Monterrey fue la locura. Aunque algunos asistieron aun con el temor de lo ocurrido la ultima vez que los decadentes estuvieron en este lugar, aquel 24 de mayo de 2004 en el que un incidente (¡por no llamarlo tremenda bronca!) entre las antagónicas barras de fútbol de la ciudad, interrumpieron el evento al punto de cancelarlo,  esta vez la historia fue totalmente distinta.

El concierto comenzó a las 9:30 de la noche con una hora de retraso, lo que limitó mucho la actuación de los preliminares regios Skaterrestres y Espantosas X.

Los primeros solo alcanzaron a tocar unas cuantas canciones durante 20 minutos, no más de las que se pueden contar con los dedos de una mano, aun así la gente los disfrutó mucho.

Esta es una banda que ya no toca con la regularidad de antaño, pero de vez en cuando vuelve a los escenarios en eventos de este “tamaño” y por supuesto que el público responde.

Las Espantosas X subieron pocos minutos después y recibieron el cariño de su gente, esta es una banda que creció a la par que sus antecesores, pero que es mucho más frecuente verlos en el circuito actual del under regio, lo que tal vez le haya valido para ir de segundos y mover más gente frente al escenario.

Sin duda, el momento más emotivo de su presentación fue el cierre, “No me quiero ir sin tocar esta canción… por que la neta hace mucho tiempo que no gritaba un gol como el de hoy… y muchas gracias a la raza de los tigres que se ha solidarizado…” dijo Yulai (vocalista) visiblemente conmovido, antes de tocar “Rayados mi adicción”, una canción que se sintió diferente a las del resto y que llevaba una dedicatoria especial para el futbolista regio Antonio De Nigris, quien falleció recientemente en Grecia victima de un problema cardiaco.

El siguiente fue Jorge Serrano, compositor y guitarrista de Los Auténticos quien presentó por primera vez ante el público mexicano su proyecto de solista, con disco bajo el brazo: Alamut, el cual fue recibido con mucho respeto, pero sin la explosiva reacción que algunos suponían. Una respuesta bastante lógica si tomamos en cuenta que esta faceta era hasta cierto punto desconocida para la mayoría. Su actuación sirvió para tomar un receso, seria la calma que antecede al “huracán”.

A las 11:20 p.m. por fin aparecieron en escena Los Decadentes… y nos volvimos locos.

“Somos decadentes” sirvió como presentación, una presentación innecesaria por que aquello se había convertido ya desde ese momento en un carnaval, donde todos cantaban y se sonreían, las presentaciones habían quedado de lado para entrar directo al festín del Salón Decadente.

A partir de ahí la historia no es más sencilla que eso, más de 10 músicos tocando lo que les gusta y la gente recibiendo perfectamente el mensaje y gozándolo. Este combo argentino ha sabido embonar perfectamente géneros tan bailables como la cumbia, la murga o el ska y el resultado de esta mezcla ha sido un sonido festivo tan sugestivo que es casi imposible resistirse a mover los pies y alzar las manos.

Uno a uno fueron presentando los hits que han hecho de esta banda una de las grandes sudamericanas, “Como me voy a olvidar”, “El osito de peluche de Taiwan”, “Vení Raquel”, “La guitarra”, “El murguero” y muchas otras más fueron sonando, como dando un repaso a los 8 discos que en 23 años de carrera tiene la agrupación.

El carnaval se prolongó por espacio de hora y media aproximadamente en los que el plato fuerte del elenco armó la pachanga, pero la fiesta no terminaba ahí, para cerrar el evento venían desde el distrito federal el Salón Victoria, un grupo de amplia trayectoria, que es sin duda de lo más representativo del ska mexicano. Sin embargo mucha gente fue desalojando el inmueble luego de la actuación de los argentinos, para cuando sonaron los primeros acordes de “Ciudad sin guerra” todavía podía verse un desfile de gente (en el que abundaban las playeras azul y blanco del Monterrey) que abandonaban el recinto.

Los capitalinos se adueñaron del escenario y aun con menos gente sus fans no pararon de bailar y cantar. Héctor Castillo (vocalista) no paró en agradecimientos y elogios para la fanaticada regia que los aguardaba, y “despacharon” lo mejor de su repertorio como mejor muestra de agradecimiento.

Al final se despidieron con menos gente de la que empezaron, ya estaba entrada la madrugada y había sido un día largo y de grandes emociones para muchos, una tarde de fútbol de liguilla, un gol con un mensaje hacia el cielo, un preámbulo de lo mejor  de la música regia y una mezcla de ritmos que hicieron sudar hasta los parpados.

Era el final del salón decadente…

.

Por: Manuel Zapata

Fotos: Gusano Torres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s